El trabajo con Constelaciones Familiares permite obtener información sobre las dinámicas ocultas que afectan el buen funcionamiento de un sistema familiar, personal o laboral. Se consigue ver la situación desde otra perspectiva. Se abren puertas para que la transformación pueda operar y provocar cambios con el fin de reestablecer el equilibrio en el sistema.

¿Cómo funciona?

Se trabaja en un circulo grupal, la persona expone al constelador el tema que viene a trabajar. Se eligen representantes, estos transmiten sus sensaciones, a veces habrá una necesidad de movimiento, se dirán palabras o frases. El terapeuta dirige el desarrollo de la sesión que se caracteriza por la conjugación de silencios, movimientos suaves y palabras sugeridas por el terapeuta. El objetivo de una constelación familiar es llevar al cliente a nuevas comprensiones provocando una liberación interna la cual permitirá cambios profundos en cuanto a la manera de ver y vivir ese tema u obstáculo. Este cambio no suele ser inmediato, todo depende de la capacidad de la persona para realizar el cambio de conciencia necesarios para ver su realidad desde otro lugar.

Es tan terapéutico hacer su constelación como ser representante u observador, ya que en esa terapia el trabajo se hace a distancia, por resonancia, sin reflexionar y sin hablar.

Es un trabajo de una gran empatía, de sinceridad y también muy conmovedor. Su eficacia es sorprendente cuando la persona está dispuesta a cambiar. 

La duración es muy variable, una constelación puede durar de veinte minutos a una hora.

Origen

El Psicoanalista, Filosofo, Gestalista y Teólogo alemán Bert Hellinger es el creador de las Constelaciones Familiares método terapéutico derivado de múltiples disciplinas como el psicoanálisis, el análisis transaccional, su propio método de psicoterapia fenomenológica y terapias breves.

Hellinger estudió Filosofía, Teología y Pedagogía. Después de especializarse en psicoanálisis con Janov, continuó su formación en varias escuelas psicoterapéuticas: Gestalt, Psicodrama, Hipnosis Ericksoniana y PNL con el mismo Erickson, Análisis Transaccional, Terapia Familiar Sistémica de la mano de Ivan Boszomenyi-.Nagy, Terapia Estratégica, asimilando lo esencial de cada una. 

Poco a poco sus comprensiones le permitieron iniciar un nuevo método, trabajando a partir de la imagen proyectada por el cliente al colocar a los representantes de su familia.  Su proceder es un trabajo en y con los campos morfogenéticos descritos por biólogos, físicos y místicos, de observación fenomenológica, de puesta progresiva y lenta a la luz de las leyes

¿Qué son “Los ordenes del amor”?

Bert Hellinger definió a las Constelaciones Familiares como una terapia que “ordena” al sistema familiar, de acuerdo con cuatro principios básicos o leyes sistémicas: el derecho de pertenencia, el derecho de orden o de antigüedad, el equilibrio entre el dar y recibir y el reconocimiento.

  • El derecho de pertenencia: toda persona tiene derecho a pertenecer a su sistema familiar. Cuando se le excluye, mas adelante alguien de su propio sistema y de manera inconsciente se ve en la necesidad de representarlo con su propia vida.
  • El derecho de orden: Los que llegaron primero tienen prioridad sobre los miembros que llegaron posteriormente. Como por ejemplo la relación de los padres tiene prioridad sobre los hijos, ya que gracias a esa unión fue posible la llegada de los hijos.
  • Equilibrio entre dar y recibir: En toda relación entre iguales debe existir un equilibrio entre el dar y recibir. Dicho equilibrio no se cumple con los padres, debido a que estos nos regalan lo más grande que se tiene “la vida” y esto no puede ser devuelto…sino que se tiene que tomar con todo nuestro corazón y pasarlo hacia adelante, hacia nuestros propios hijos o proyectos.
  • La ley de Reconocimiento: Cuando con humildad uno se inclina ante la vida, respetando y agradeciendo todo lo que viene…la misma vida nos bendice con mucho más…porque se vive sin expectativas, ni exigencias.